Lato y Soler desequilibran la balanza (5-0)

Decir que en el encuentro intersemanal de hoy se preveía una victoria no es un comentario ventajista. El Málaga daba razones para pensar que no saldría vivo de Mestalla y así fue, pero lo visto en la segunda mitad fue la cara y la cruz de dos equipos con dinámicas totalmente contrarias. El equipo de Míchel fue un desastre no apto para la élite del fútbol español, especialmente la parcela defensiva. Ricca y Diego González permitieron circular a Soler y Montoya (que sumaron 3 asistencias), dejando en evidencia al sector de Cifu y Luis Hernández, que quedaron señalados en todos los goles -ya fuese por demérito colectivo o individual-. La tibia solidaridad del centro del campo malagueño hizo el resto. Dejaron dominar y correr a un equipo que tiene un hambre voraz. Y a Marcelino no le puede dejar transitar ni se le puede pedir clemencia.

sectores valenciamga
Ambos equipos volcaron sus ataques hacia la derecha. El Valencia salió claro vencedor. (infografía: MARCA)

Ambos equipos volcaron sus ataques hacia la derecha. El Valencia salió claro vencedor del duelo. Carlos Soler es una esponja: aprende y se adapta a las circunstancias a una velocidad que pide a gritos subirle la cláusula de rescisión. Es el mejor generador del equipo juegue en el lado que juegue. Disputó un encuentro en la izquierda y fue decisivo con una asistencia; lleva cuatro en la derecha en los que ha sumado un gol y dos asistencias más. Su inteligencia superior y toma de decisiones lo son todo. Ante el Málaga, con el choque decidido, el entrenador le dio 25 minutos como mediocentro junto a Maksimović. Ahí, cuando pudo pasar a la derecha y el Málaga sólo quería volverse a casa, Guedes tuvo sus mejores minutos. Se encontró varias veces con Rodrigo (quien tuvo media hora brillante) y levantó a la grada con la asistencia de la noche. Por el lado contrario, Mula fue de los más insistentes pero se encontró con un Lato sobresaliente en el marcaje (2 entradas, 5 despejes, 4 recuperaciones y mucha presencia delante y detrás). Zaza y Mina, con especial mención al trabajo del gallego, hicieron el resto.

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *