Ferran Torres rompe el cascarón

Ferran Torres está en una posición privilegiada para ascender al primer equipo y, así, confirmar su meteórico crecimiento en el último año y medio. Sólo lleva unos meses en el Valencia Mestalla, pero ya es uno de los mejores jugadores. 

No tardará en hacer acto de presencia con el primer equipo. El extremo de Foios está protagonizando un inicio de temporada a la altura de las expectativas. Aún en edad juvenil, es una de las estrellas tanto en filial valencianista en Segunda División B junto a Rafa Mir como en la Selección Española sub-17 de Santi Denia (con quien consiguió el Europeo y con quien se encuentra actualmente a las puertas de la final del Mundial). Junto a su sobresaliente rendimiento, la situación contractual del canterano va a permitir que -salvo sorpresa- le veamos en el primer equipo más pronto que tarde.

Potencia y desborde para la banda derecha: un perfil ‘muy Marcelino’

Hablamos de volante diestro puro, un jugador de banda que está más que acostumbrado a jugar pegado a la cal. La primera impresión que transmite es la de ser un -mal llamado- extremo clásico o, lo que es lo mismo, un futbolista de banda que juega a pierna buena y cuya función principal es la verticalidad, el desborde y el centro al área. Posee una muy buena diestra para colgar balones. Pero además de dominar con soltura estos aspectos básicos, Ferran Torres está empezando a crecer cuando termina la jugada por dentro, tanto en toma de decisiones como en el uso de su zurda (cada vez más habitual). No se queda en la superficie: ya no es extraño verle interiorizar para combinar por dentro, lo que hace de él un jugador más imprevisible. Además, en la Selección Española sub-17 está siendo uno de los líderes futbolísticos del equipo. Coge el peso, se echa el equipo a las espaldas y, en definitiva, cada vez es más consciente de que su oportunidad está cerca de llegar.

En este sentido, el perfil de Ferran se prevé ideal para el esquema y el estilo de Marcelino. Hablamos de un 4-4-2 que busca el contragolpe como arma principal, en el que los dos volantes son, a su vez, suficientes en físico y creatividad. Si bien el de Foios va a necesitar seguir creciendo para terminar de evolucionar y asentarse, su presencia en el primer equipo se hace inevitable a medio plazo. Sus características potenciales son perfectas, pero sería imposible que entrara de golpe en los planes del entrenador asturiano ya que es necesaria una preparación física superior, especialmente para las transiciones defensivas donde seguramente tenga margen de mejora de cara al futuro. Y ahora lo que necesita es una continuidad y una regularidad que sí está disfrutando de la mano de Lubo Penev.

El alumno aventajado de la Academia

No hay que olvidar que Ferran Torres aún tiene 17 años. Normalmente, un chico de su edad aún estaría disputando partidos en División de Honor junto a, entre otros, su amigo y compañero de selección Hugo Guillamón. Pese a ello, va un año adelantado desde que estaba en edad cadete. En Europa su nombre resuena cada vez con más fuerza (el interés firme del Barcelona ‘vox populi’) y el Valencia CF sabe de su potencial, por lo que le ha dado un merecido trato preferencial al que Ferran está respondiendo con trabajo y buen juego. Llegó antes de lo esperado a su etapa juvenil, debutó pronto en Segunda División B y todo indica que se va a repetir el mismo patrón en la élite. Está rompiendo el cascarón y ya asoma la cabeza.

Fotografía: Valencia Club de Fútbol

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *