El Valencia no supo bajar al barro (2-1)

Ya lo decía Mateu Alemany (Director General) en la previa: “Va a ser uno de los partidos más complicados de toda la temporada”. El invierno del norte, campo pequeño y día lluvioso. Había que bajar al barro para pelear por los puntos y el Valencia lo consiguió durante 45 minutos. El dominio estuvo repartido. Los locales tuvieron la posesión, pero por poco (52,8% frente a 47,2%). Fue una primera mitad digna del escenario: muy poca precisión en los pases (70% frente a 65%), pocos disparos a puerta (1-2) y muy pocas intervenciones de los dos guardametas. Hubo una igualdad prácticamente total en todos los aspectos. Y ahí se pudo comprobar un mantra que viene repitiéndose en las últimas semanas: la diferencia entre titulares y suplentes. Gayà hizo una muy buena parte anulando a Iván Alejo, Nacho Gil atacó con criterio por su banda y Rodrigo fue uno de los mejores gracias a su criterio arriba, volviendo a demostrar que es un jugador de muchísimo nivel. Pese a todo esto, el equipo apenas consiguió llegar a campo contrario y mucho menos producir ocasiones. Pereira tampoco aportó desde la derecha. Tanto la primera parte como el resto del partido se desarrolló en el centro del campo y en el campo del Valencia. Y esto evidenció un problema si recordamos que Zaza, Soler y Guedes no estaban. El último tramo de Parejo aupó al conjunto che, pero fue insuficiente. No era un partido propicio para el passing game del de Coslada. El mayor foco de peligro lo generó Sergi Enrich sobre Vezo, tanto por arriba como por abajo. Nada concreto. 

Los segundos 45 minutos empezaron mal: Gayà, quien estaba controlando perfectamente al mayor peligro armero, se fue lesionado. Entró Lato. Dos malos despejes y un despiste en la marca de Montoya (quien estaba defendiendo bien hasta el momento) propiciaron el 1-0 de Inui, como ocurrió ante el Celta, nada más volver de los vestuarios. El Valencia consiguió empatar pronto gracias a una grandísima maniobra de Rodrigo, pero el bloque de Mendilibar controló y dominó el partido restante. Lato no consiguió parar a Alejo y, junto a la incidencia de José Ángel desde el lateral izquierdo, la insistencia acabó dando sus frutos. El Valencia realizó 2 disparos; sólo uno a puerta (el gol). Ni siquiera Guedes apareció en los 20 minutos que tuvo tras volver de la lesión. Ferran debutó en Primera, pero poco se le podía exigir. Marcelino no logró sacar a su equipo de su propia parcela y mostró las carencias de la plantilla. El nivel de juego es similar, pero si las piezas no son las mismas, el resultado nunca va a ser igual. El Atlético ya se ha puesto segundo. 

Fotografía: Ander Gillenea (AFP)/ Getty Images

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
1Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *