Reconquistar el camino ante la U.D. Las Palmas

Pese a la ligera ventaja que supone un empate con goles fuera de casa, la eliminatoria no está ni mucho menos cerrada. Paco Jémez lleva dos encuentros como entrenador de la U.D. Las Palmas y en ambos ha anotado antes que el rival. Y es lo único que les hace falta para desequilibrar la balanza a favor del equipo isleño. El Valencia C.F. lleva desde mediados de noviembre sin dejar la puerta a 0 y, aunque ante el Girona vimos gran parte del juego que deslumbró en el primer tramo de temporada, el club che aún sigue con los malos resultados recientes. Este encuentro puede servir para confirmar la reconquista del camino o la irregularidad. Y para ello, como se pudo ver en la ida, puede depender mucho de si ciertos jugadores están o no en el campo. Hablamos especialmente de Parejo, Rodrigo y Guedes. Los tres fueron titulares y jugaron los 90 minutos el pasado sábado en Mestalla, pero también son fundamentales para que el colectivo funcione y fluya engrasado. Kondogbia está sancionado en liga ante el Deportivo, por lo que se intuye que jugará. ¿Con Parejo o con Maksimović? ¿Y los bandas? Las dudas son múltiples ante un partido tan importante. “Ganar este partido nos supondría estar a cuatro partidos de una final. No está la eliminatoria decidida. Tenemos una ligera ventaja, pero no ganamos en Las Palmas y eso nos obliga a ganar (o a no encajar). Dejar la portería a cero sería importante“, decía Marcelino en la rueda de prensa previa

Y lo cierto es que la eliminatoria está perfecta para secundar la idea de Jémez: Las Palmas debe arriesgar si quiere pasar la eliminatoria. Al ex de Cruz Azul le encanta esto. Estuvieron cerca de ganar a la S.D. Eibar el pasado fin de semana, pero los de Mendilibar consiguieron remontar el 1-0 inicial del 73′ al 78′ con, entre otros, gol de Fabián Orellana. Recibieron dos dianas muy parecidas: con un balón al segundo palo (el primero de falta, el segundo en jugada). La fragilidad defensiva, especialmente por arriba, es el gran problema crónico al que se enfrenta Jémez para sacar a los amarillos del farolillo rojo. Arriba, juego y posibilidades, pero no es suficiente si el edificio no tiene base sobre el que asentarse. “El partido estaba controlado con el 1-0, pero tenemos problemas defensivos graves. Mientras no tengamos claro como colocarnos y defender bien, esta categoría es una sangría”, comentó tras el choque. Mientras hay vida, hay esperanza. 

Fotografía: Denis Doyle/ Getty Images

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *