Messi contra 12

El Valencia lo tiene muy complicado, pero han llegado vivos a la vuelta frente a todo un Barcelona. Marcelino debe agarrarse a Mestalla y a haber recuperado a algunos de sus titulares. El conjunto che quiere llegar a su primera final tras 10 años de sequía; el Barcelona, seguir sumando. 

Cierto es que el Valencia consiguió salir vivo del Camp Nou y dejó que Mestalla fuera el último juez. Tras anunciarse la segunda medida de rebaja de precios de las entradas, ha habido horas de cola para terminar de llenar las gradas. Cierto es también que Marcelino recupera algunos efectivos como Kondogbia, Garay o Guedes (que, sin embargo, no está para ser titular) y que Soler o Gabriel cada vez están más recuperados de sus respectivas lesiones. También que éste es el partido más importante del club che en los últimos tiempos, ya que pueden volver a una final 10 años después de lograr la Copa del Rey ante el Getafe. Pero es cierto es que no va a ser sencillo. Es más, es muy complicado que el Valencia C.F. logre el pase a la final. El F.C. Barcelona sólo se ha quedado sin anotar esta temporada en tres choques: en la derrota frente al Espanyol (1-0) y en los empates ante Juventus y Olympiakos en UEFA Champions League. Y anotando un tanto el equipo culé supondría algo que aún no se ha producido desde la Supercopa -contra el Real Madrid- en agosto: la obligación de hacer tres dianas para pasar. El técnico asturiano ha dado tres claves: “Defender muy bien, atacar (contraatacar) mejor que en la ida y llegar vivos al final del partido”. Además, aunque sea obvio, ha explicado que prefiere obviar una posible prórroga. No está el físico de la plantilla blanquinegra como para forzarles 120 minutos más.

Con Leo Messi en un terreno de juego, el resultado nunca es del todo previsible, pero la balanza está siempre inclinada hacia un lado. Su fuerza de atracción mueve los cimientos de todo un equipo. Lo atrae todo y genera espacios donde sólo hay rivales. Así generó el 1-0 del Camp Nou. Lo normal sería ver un encuentro de, incluso, pocas ocasiones como lo fue el de ida. “No tenemos equipo suficiente como para dominar al Barcelona”, ha explicado Marcelino, quien contará con el contragolpe como principal arma y con Mestalla como mayor aliado. Se prevé una noche de las grandes, a la altura de la cita. Y Mestalla en estas noches siempre es defender con un jugador más. La capital del Turia se agarra a la épica. No queda otra. Para el Barça, esta Copa del Rey es sólo un título más de la amplia colección acumulada en la última década; para el Valencia significaría volver a creer en ellos mismos. Significaría volver, a secas.

Fotografía: Pau Barreda (AFP)/ Getty Images

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *