Vuelta a la realidad (0-2)

No pudo ser. El Barcelona se enfrentará al Sevilla en la final de la Copa del Rey tras vencer al Valencia por un global de 3-0. No han sido excesivamente superiores en ninguno de los dos partidos, pero hay jugadores que marcan diferencias. Lo complicado se tornó imposible con el gol de Coutinho a inicios de la segunda mitad. 

Marcelino cambió el sistema por primera vez esta temporada para lograr la machada: del 4-4-2 habitual a un 4-3-1-2. Las razones: sobreproteger el carril central y la indisponibilidad de Guedes para ser titular. El Valencia consiguió ser superior al Barcelona en la primera mitad, especialmente gracias al gran nivel de Coquelin como interior derecho y de Rodrigo como mediapunta. Lo del hispano-brasileño volvió a ser un espectáculo, confirmándose como el mejor jugador del encuentro en esos primeros 45 minutos. Si normalmente alterna funciones de delantero y de centrocampista, hoy fue enganche. Y como viene siendo habitual, dio un show de controles orientados y criterio. Fue el más capaz de girar al rival y de iniciar los contragolpes. Y tuvo un cabezazo al larguero que, quién sabe… El conjunto che neutralizó a un Barça que intentó salir por fuera, pero que hasta que no llegó el tiempo muerto no provocó el renuncio de los locales. Zaza le igualó el duelo a Umtiti en los balones directos y fue un recurso importante para los momentos de presión intensa. Al Valencia, claro, se le vieron ciertos momentos de duda en salida de balón. No se controla una formación nueva en tres o cuatro días, pero aun así, pudieron irse ganando al descanso. 

Con Guedes, Soler o Mina en el banquillo, aún se podía confiar en una remontada. Pero la esperanza se evaporó rápido cuando Coutinho apareció en el segundo palo, al 49′, para rematar un centro de Suárez desde la izquierda. Conexión red. Meterle 3 goles al equipo culé, a día de hoy, es casi imposible. Marcelino volvió al 4-4-2 por las molestias de Rodrigo y Coquelin para introducir a Guedes y Soler, pero ya era tarde. El joven luso fue una de las noticias positivas de la noche: estuvo activo y fue peligroso, sobre todo cuando atacó en posiciones centrales. Rakitić adornó el resultado en el tramo final del partido tras un error grave de Gabriel. Garay se rompió; tema de isquios. Vezo tuvo que hacer el papel en lugar de Mina. A la entidad blanquinegra le toca reiniciar el chip y centrarse en el verdadero objetivo de la campaña: la UEFA Champions League. Una vez terminadas las semanas a doble partido, las lesiones deberían ser cada vez menos habituales y el rendimiento en liga seguramente vuelva a acercarse al del inicio. Tampoco queda otra que levantarse cuanto antes. 

Fotografía: Manuel Queimadelos/ Getty Images

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *