Mina se impone con mano de hierro (2-1)

El Valencia venció a la Real Sociedad en casa, en palabras de Marcelino, no con demasiada justicia. La primera parte fue para los locales, pero en la segunda se giraron las tornas. Mina aprovechó el poco nivel de Toño Ramírez para transformar un doblete y Neto volvió ser trascendente muchas jornadas después. 

A un jugador en el estado de gracia de Santi Mina no se le puede sentar mucho en el banquillo si el entrenador quiere demostrar que se rige por la más pura meritocracia. El gallego es ya el máximo goleador del Valencia con 14 goles entre todas las competiciones y el delantero más eficaz de la la Primera División en cuanto a relación disparos/ goles con un 42,3% de efectividad. Ante la Real Sociedad, el ariete volvió a subir su porcentaje de acierto haciendo diana dos veces con dos balas. Sin embargo, nada de esto parece servirle para generar consenso en una afición muy dada a posicionarse en los extremos de los debates. Zaza o Mina, Mina o Zaza. Parece que dé igual quién se lo haya ganado a pulso que sigue habiendo discusión y discrepancia. Ocurre lo mismo, no sé si a raíz de las preguntas sobre su posible renovación a final de temporada, con Dani Parejo. El capitán fue el mejor jugador de campo en la primera mitad. Dentro del 38,4% de posesión del conjunto che, él fue quien más balones tocó (37) consiguiendo que el Valencia fuese superior a la Real en peligro, en disparos y en ocasiones. Si Rodrigo y Guedes le hubiesen acompañado un poco más (estuvieron poco precisos y, por tanto, menos relevantes), seguramente el partido hubiese quedado sentenciado mucho antes. Los de Eusebio no dispararon a puerta durante los primeros 45 minutos y, como viene siendo habitual, anotaron con el primero que realizaron tras un error de los locales.

Mina vs. la Real Sociedad: 2 disparos y 2 goles. Se ha ganado la titularidad por tener el mejor ratio de efectividad de la liga. [Imagen: Squawka]

La segunda mitad la definió a la perfección Marcelino en sala de prensa: “Jugamos un buen primer tiempo y un segundo tiempo flojo. (…) Teníamos el resultado muy a favor, cometemos un error absurdo y nos empatan el partido. A partir de ahí surge la precipitación, la ansiedad y se nos complica mucho. A raíz del gol de la Real nos faltó fluidez. Y para dominar tienes que recuperar alto o combinar y meter al balón en su área. A pesar de que lo intentamos, en la segunda parte no conseguimos ni una cosa ni la otra“, analizó en varias respuestas. El Valencia no logró dominar el desenlace, aunque si escribió el final. Parejo bajó su influencia (más de 10 pases acertados menos) e Illarramendi subió la suya. Una de las noticias fue que Neto volvió a ser decisivo tras muchas jornadas siendo prácticamente intrascendente. Una falta de Canales pudo ser el gol del empate, pero el brasileño se estiró para sacarla como pudo. Lo que ocurrió después sólo lo explican las ciencias de lo paranormal. Jon Bautista, con toda la portería vacía, disparó al único sitio en el que el balón podía no entrar. El guardameta sacó el codo, el milagro se hizo carne y los murciélagos se llevaron los tres puntos. Pese a ello, el propio técnico asturiano afirmó que, seguramente, no lo merecieron. Montoya completó un buen encuentro, también por la orientación del juego de los vascos, quienes circularon sobre todo por la derecha con Odriozola, Illarramendi (que no jugó centrado) y Canales. Oyarzabal entró poco en juego (sólo 31 toques). Extraña, siendo un punto débil claro. Mestalla lo agradeció.

Fotografía: Lázaro de la Peña/ Valencia Club de Fútbol

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *