Abrir el paraguas y sacar un punto de Bilbao (1-1)

Marcelino y el Valencia lograron defender la lluvia de centros del Athletic con solvencia y rascaron un punto de San Mamés gracias a la contundencia de la línea defensiva, el buen partido de Parejo-Kondogbia y a Neto, que paró un penalti. De Marcos anotó un golazo difícilmente parable en una segunda jugada. Empate justo y merecido. 

El juego del Valencia sigue siendo fruto de debate en las últimas semanas pese a los 10 de 12 puntos logrados. Las paradojas del fútbol. El conjunto che no termina de mostrar las mismas sensaciones que al comienzo de la temporada, cuando la clasificación decía que podía pelear el título. Un vez puestos los pies en la tierra, el Real Madrid ya está por delante y el Atlético ha demostrado jugar en ‘otra liga’. La del Barcelona, concretamente. San Mamés siempre es un campo peligroso, tanto que sólo han ganado allí los dos candidatos al título y sólo han encajado 8 goles en lo que va de campeonato. Para competir, Marcelino destacó sobre todo la defensa de los centros laterales y la estrategia. Para ello, volvió a tirar de experimento: Ferran Torres debutó como titular en la banda derecha y Coquelin estrenó su cuarta posición jugando en la izquierda. Zaza y Kondogbia volvieron a la titularidad y demostraron lo importantes que son para la defensa del juego aéreo. Tras Murillo y Gabriel (12 duelos aéreos defensivos), ambos fueron los dos siguientes líderes del Valencia en este apartado (5 entre los dos). De hecho, el equipo de Ziganda tuvo que aprovechar una segunda jugada porque no lograron inquietar a balón parado, lo cual tiene mucho mérito tratándose de quien se trataba. El empate de De Marcos fue un golazo al que no pudo llegar Neto, aunque el brasileño volvió a salvar puntos parándole un penalti a Aduriz.

Los cuatro defensores más Kondogbia y Zaza realizaron 25 de los 30 despejes del Valencia en San Mamés. Muy exigidos, pero cumplidores. (Squawka)

Estuvo especialmente bien, por fin, la defensa del Valencia en la defensa de los centros laterales. Entre Vezo (lateral), Murillo, Gabriel, Gayà más Kondogbia y Zaza llegaron a realizar 25 despejes de los 30 totales que perpetró el equipo de Marcelino. Subieron la media de 23,9 despejes por encuentro debido a la exigencia del Athletic en este apartado: 28 centros al área fueron enviados desde las bandas, pero sólo 3 fueron completados gracias al gran trabajo visitante. Durante la primera mitad fueron superiores gracias al enorme pragmatismo, la notable intensidad y la contundencia en los choques. El bloque che no brilló, pero se fue ganando merecidamente al descanso. Al final los bilbaínos apretaron, como era de esperar, y lograron el 1-1 con una jugada complicada de defender. El empate se puede considerar, no sólo justo, sino un buen resultado, como bien afirmó el técnico asturiano posteriormente. Más viendo lo complicado que es ganar allá. Vezo cuajó una primera mitad más que aceptable, pero estuvo muy blando y excesivamente confiado en la segunda con el balón en los pies. Ferran mostró muy buenas sensaciones llegando al pico del área, dando profundidad y teniendo criterio a la hora de soltarla. Se fue con un año más y su primera asistencia en Primera. Vendrán muchas, no hay duda. Coquelin hace bueno el dicho ese que reza que “a quien lo da todo no se le puede pedir más”. Volvió a dejarse el alma fuera de su posición. Mucho menos cuando tu nivel es siempre notable. Vietto tuvo una primera parte aceptable jugando a pocos toques y siendo importante en la continuidad, pero sigue demostrando no tener el suficiente físico como para hacer de Rodrigo. Cuanto más rápido juegue, más útil será. Y va a ser importante que empiece a aportar si quiere quedarse.

Fotografía: ANDER GILLENEA/AFP/Getty Images

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
3Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *