La Champions League se decide en Sevilla

El Sevilla no ha cambiado de cara, pero sí se la ha lavado con la llegada de Montella. Los andaluces ya tienen un once definido y un plan más o menos estable. El problema es la irregularidad y el equipo que llega al Sánchez Pizjuán: un Valencia no tan brillante como el de aquel 4-0, pero sí más competitivo incluso. 

Sigue siendo un equipo un tanto irregular, pero la llegada de Vincenzo Montella ha dado algo de vida a un Sevilla que seguramente no hubiera peleado mucho más tiempo por la Champions League. Berizzo tuvo poco tiempo, pero no hubo mejoría ninguna. Hoy el conjunto nervionense no es muchísimo más que aquel, pero al menos tiene un once fijo y un estilo algo más reconocible. “Se hace muy difícil sostener una visión de lo que es el Sevilla, ya no a largo plazo, sino a corto-medio plazo. No sostiene ningún análisis. Como ese amante que un día te lleva al cielo y luego pasa mucho sin querer saber de ti. (…)”, dijo hace poco Miguel Canales (analista de fútbol). Lenglet, N’Zonzi-Banega, Vázquez-Sarabia y Muriel quizás formen su actual columna. Su estilo lo definió Marcelino en rueda de prensa: “El Sevilla es un buen equipo, con muy buenos futbolistas a nivel individual, se asocia bien en ataque y juega muy bien en campo contrario, tiene velocidad y precisión en prácticamente todos sus jugadores de ataque… Y allí en su campo, empujado por su público, resulta un rival muy complicado para todos los contrarios”. La pausa y la clarividencia del ‘Mudo’ en la mediapunta, la sobriedad de N’Zonzi en el mediocentro y el estado de gracia de Pablo Sarabia en la derecha, sobre todo por la duda de Gayà por problemas físicos, serán elementos a tener en cuenta para un Valencia que va pareciéndose a su mejor versión. ¿Puede venirle mejor el marcaje de Lato ante un futbolista desequilibrante y productivo? 

Para contrarrestar ese punto de velocidad en tres cuartos de campo, el bloque che quizás opte por el plan que le hizo firmar uno de los partidos más brillantes de la temporada (sino el que más): bloque bajo y ataque relámpago. Gonçalo Guedes firmó su partido más brillante de la temporada al contragolpe y anotó el gol que le situó como uno de los jugadores revelación de la competición. A día de hoy este Valencia no es tan llamativo como aquel porque todo el mundo lo conoce y muchos saben como hacerle la vida complicada. Por lo tanto, este choque no creo que se decida por una diferencia de cuatro goles como ocurrió entonces. La gran duda será, además la del lateral izquierdo, saber quién actúa como pareja de centrales. Murillo parece fijo desde su regreso y Gabriel ha sido una pareja regular durante las últimas semanas, pero Garay ha vuelto tras su lesión muscular y el técnico asturiano deberá decidir qué prefiere. El Valencia vuelve a tener, ahora sí, al once que se puso a la fuerza los focos de toda España hace sólo unos meses. ¿Podrá traducirse esto en una victoria decisiva para volver a la Liga de Campeones? Sería una buena distancia y, dependiendo del transcurso del partido, lo podremos considerar como bueno porque el rival nos superó, o malo porque nosotros les superamos a ellos. Nuestra idea es ganar”, confirmó (por si hacía falta) Marcelino.

📸 JORGE GUERRERO/AFP/Getty Images

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *