Empieza la cuenta atrás

El Leganés recibe a un Valencia en racha sin la necesidad imperiosa de lograr el +3 en el casillero. Realmente ninguno de los dos tiene ya la obligación, más allá de terminar de cerrar una temporada de notable alto para ambos.

Decir que Valencia y Leganés tienen los deberes hechos sería caer en la precipitación, aunque lo normal es que ya podamos considerarlos equipos de Champions League y de Primera respectivamente. El primero está +12 por encima del Villarreal a falta de 27 por jugarse; el segundo le saca +15 a Las Palmas, que es quien marca la salvación. Muy mal se les tendría que dar para no aprobar con nota. A partir de aquí, la lucha de los entrenadores está en saber cómo motivar a una plantilla que ya ha hecho casi todo lo que tenía que hacer, siendo el resto más o menos residual. Los de Asier Garitano no llegan en su mejor momento de la temporada porque mantener ritmo de posiciones europeas para un Leganés es misión casi imposible. Prueba de ello es que sólo han logrado dos victorias entre febrero y marzo. Parece, en cierto modo, que la eliminación en Copa del Rey a manos del Sevilla fue un punto y aparte que ha derivado en el desenlace de una historia bastante feliz. Aunque ha habido un aspecto clave que se ha repetido a lo largo de la misma durante estos meses: Rubén Pérez es un jugador capital y los madrileños son otro equipo sin él. En liga se ha quedado sin jugar 7 partidos por unas cosas u otras y el Lega sólo ha logrado una victoria (por 6 derrotas). Sintomático. El pivote es el 6º jugador que más tackles realiza en toda la Primera División por partido (3,5) y el 5º con más intercepciones (2,5). Explicaron en Fútbol Avanzado todo lo que suponía su presencia con cuatro sencillos datos: con Rubén Pérez, el Leganés dispara más, mete más goles y tiene más peligro porque consigue tener más equilibrio. Seguramente partirá como titular.

En el Valencia hay más alicientes para ir con todo. Varios jugadores se juegan estar o no en el Mundial de Rusia dentro de pocos meses y tienen que dar el último sprint para lograrlo. Además, quedar 4º o 3º supone una diferencia económica que, ahora mismo, es más que necesaria por la más que probable obligación de tener que pagar la multa de la Unión Europea. Y que quedar por delante del Real Madrid siempre es un plus por estos lares, para qué nos vamos a engañar. Para ello, Marcelino ha dejado fuera de la convocatoria a Murillo por decisión técnica, aunque tiene disponible al resto de la plantilla (a excepción, claro, de Javi Jiménez y Coquelin). El partido de ida lo ganó el conjunto che con portería a cero y merecimiento, aunque no jugó Rubén Pérez por acumulación de amarillas. El Valencia está en un buen momento; puede que en el mejor de la campaña. No en el más brillante, pero sí en el más completo. Marcelino achaca la diferencia entre lo que pasó en la primera vuelta y lo que ocurre ahora en la efectividad arriba: antes entraba todo y ahora entra lo normal. Lo importante es seguir ganando para que la idea siga teniendo vigencia y credibilidad. Son ya 7 encuentros sin conocer la derrota (con un solo empate). Es difícil no creer en lo que hay cuando están donde están y vienen de donde vienen. 

 📸 CRISTINA QUICLER/AFP/Getty Images

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
3Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *