Más que suficiente (1-0)

El Valencia ganó al R.C.D. Espanyol por la mínima (1-0) con otra exhibición de Kondogbia y grandes actuaciones de Gabriel y Guedes. Rodrigo volvió a decidir, pero no brilló. El partido no se recordará, pero el conjunto che ya es tercero temporalmente. 

Rodrigo ha vuelto a ser decisivo, como lo lleva siendo los últimos 5 partidos con sus 6 goles. Sin embargo, ayer fue uno de los pocos encuentros en los que el Valencia no necesito de su brillo para ganar a un siempre rocoso Espanyol. Hubo otros protagonistas y, pese a no pasar demasiadas cosas, hubo noticias positivas que es justo destacar. No hubo dominio claro en ninguno de los dos bandos, lo cual benefició a quien encontró el gol sorpresivamente pronto. “Creo que no fue un buen partido nuestro. Marcamos muy pronto y nos tiramos muy atrás. Ellos son muy buen equipo también y sabíamos que si les dábamos espacio nos crearían peligro. Nos ha faltado atrevimiento. No nos podemos conformar con empezar ganando el partido y aguantar el resultado. Somos un equipo capaz y que tiene muchos recursos en ataque. Hoy tuvimos que adelantar un poco las líneas”, analizó el propio Rodrigo tras finalizar el choque. El Valencia se sostuvo con la excelsa actuación de dos jugadores: Gabriel Paulista y Geoffrey Kondogbia. El primero seguramente se ha ganado ya el puesto de titular gracias a su rendimiento en las últimas semanas. Está siendo el central más brillante del conjunto che, aprovechando la misteriosa ausencia de Murillo en las últimas dos jornadas. Desde su expulsión en Gran Canaria no sólo no ha cometido fallos, sino que está dando un gran nivel. Kondogbia empieza a ser lo más parecido a Dios en una plantilla: es omnipresente y omnipotente. Aún no ha demostrado tener poderes ni hacer milagros, pero su capacidad de trabajo, recuperación y la seguridad que ha demostrado con el balón en los pies le convierten en la pieza que más eleva el nivel general del once. Clave para la Champions League.

Guedes vs. Espanyol: 5 regates completados, uno fallado, 2 faltas provocadas, una asistencia de gol y varios disparos que estuvieron cerca de acabar en gol. [OPTA/ MARCA]

Pero más allá de lo ya sabido, Gonçalo Guedes y Montoya fueron quizá lo más reseñable, al menos por novedoso. Guedes llevaba unas jornadas en las que no parecía encontrar su mejor versión. Su próximo escalón es el de destacar cuando los espacios se reducen. Ayer fue un ejemplo. Pese a las vigilancias de la Roca Sánchez y de Marc Navarro, el luso fue el jugador que más regates completó (5), provocó un par de faltas, asistió a Rodrigo en el gol y estuvo a punto de anotar el suyo. Fue el jugador más peligroso del partido y destrozó al lateral perico. Y si Gonçalo fue la cara A, Montoya fue la cara B. El lateral disputó una primera parte muy floja en lo defensivo tras unas cuantas jornadas (en casa) aprobando. Tiene errores de concepto y de nivel que empiezan a no ser permisibles. No mide a la hora de atacar el balón; o se pasa de largo, o llega tarde. Parece comprensible que el club busque un lateral derecho de cara a la temporada que viene, ya que uno (Nacho Vidal) no cuenta y otro acaba de mejorar lo suficiente como para establecerse como titular. Ayer Dídac, Piatti y Jurado le sobrepasaron de muchas maneras y en muchos lugares. ¿Tiene parte de culpa Soler por no ayudar lo suficiente? Es posible, pero la responsabilidad última es suya y no es algo puntual. La Champions League va a exigir algo más. 

 📸 JOSE JORDAN/AFP/Getty Images

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *