Cuando aún es pronto (2-1)

Al Valencia le volvió a ocurrir: cuantas más posibilidades dictan las circunstancias en un partido grande, más posibilidades tienen de no cumplir con la expectativas. Los resultados pudieron ser muchos, pero las sensaciones fueron distintas a otros días. Faltó creérselo del todo. 

Suele pasar que, cuanto mejor está el Valencia y peor llegan Real Madrid o Barcelona, menos posibilidades hay de que el conjunto che saque un resultado positivo. Aunque una cosa es el resultado y otra cosa son las formas, las sensaciones, el cómo. En el Camp Nou pudo haber muchos resultados posibles y ninguno hubiese sido inmerecido del todo, pero la claridad de ideas, el atrevimiento y la determinación (palabra clave) de ambos equipos demostró quién está y a quién todavía le falta camino por recorrer. Marcelino salió con el once estándar, a excepción de Vezo en el lateral derecho y Santi Mina en la delantera. La suplencia de Montoya lejos de Mestalla ya es una constante. El luso hizo un aceptable partido en lo defensivo, pero pésimo con el balón en los pies y a nivel ofensivo. El plan fue simple, pero insuficiente: aprovechando el perfil de Coutinho en la derecha y sus pocas ayudas, Gonçalo Guedes se encontró con una libertad y un espacio que siempre ansía. Fue el jugador más peligroso de los visitantes, pero nadie le acompañó. Fue protagonista de 4 de los 10 disparos del Valencia en la primera mitad. Se lo creyó y lo intentó, pero Ter Stegen le ganó el duelo. Seguramente faltó el Rodrigo de casi toda la temporada. Si Guedes se generó buenas ocasiones, el hispano-brasileño se encontró con las mejores. Pero falló, mientras que Luis Suárez metió la que tuvo. Ésa es la diferencia entre tener la victoria como rutina o como algo excepcional. Para este equipo aún es pronto.

Dani Parejo recuperó 11 balones, dio 3 pases clave y marcó el gol que casi mete al Valencia en el partido al final. Jefe. [OPTA/ MARCA]

Valverde tuvo claro qué quería hacer (en general, le dio protagonismo a las subidas de Jordi Alba); el Valencia se quedó corto. Pese a ello, Dani Parejo cuajó un partido más que destacable. Fue el 3er jugador que más pases dio (77) con un 86% de acierto sólo por detrás de Iniesta y Busquets, el que más balones recuperó (11) y el 3º que más pases clave y regates aportó (3). Se atrevió a hacer más cosas con el balón en los pies que habitualmente y hubo tramos en los que se notó positivamente. Nunca se esconde y ha hecho una temporada de notable alto habiéndolo jugado prácticamente todo (sin competencia y sin descanso tiene mérito rendir así). Anotó, además, el gol de penalti que casi mete a su equipo en el partido a última hora. Si a Rodrigo se le puede considerar el líder del bloque che, Parejo es el jefe. Su conexión ha sido clave durante toda la campaña y seguramente lo será el año que viene. Por desgracia para el Valencia, Coutinho dio su segunda asistencia y Umtiti les sacó del choque con el 2-0. Apenas hubo reacción tras esto. El técnico asturiano sacó a Andreas Pereira, Vietto y Zaza, pero el único que aportó fue el belga, supongo que extra-motivado por reencontrarse con Sergi Roberto. Tuvo minutos positivos, estuvo activo y lo intentó. Y casi asiste el que pudo ser el 2-2 del ariete italiano en el descuento. El marcador terminó siendo justo como lo pudo ser casi cualquier otro. Como dijo Josep Lizondo al final: “Todavía no te da para ganar a ese nivel. Pero estás cerca, un verano más te falta”.

Lázaro de la Peña/ Valencia Club de Fútbol

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *