Marcelino no puede con Bordalás (1-2)

Un once con rotaciones no pudo contra el siempre súper competitivo Getafe de Bordalás, que volvió a ganar al Valencia siendo, hasta ahora, el único conjunto de la liga en haber derrotado en dos ocasiones al conjunto che.

El Valencia sí dio la impresión de tenerle ciertas ganas al Getafe tras cómo transcurrió el partido de ida. Hubo detalles que muestran que intentaron igualar la intensidad desde el primer minuto. Trataron de atacarles con su propia medicina. Zaza, por ejemplo, derribó en los primeros minuto a Djené y marcó territorio. El partido acabó 10-14 en faltas, pero fue el equipo azulón quien terminó llevándolo a su terreno poco a poco. Sabiendo que los de Marcelino tenían ventaja tanto por la localía como por calidad individual, Bordalás volvió a llevar el partido a donde todo se iguala: al barro. Una vez ahí, todo dependía de la cabeza fría de un Valencia que no la tuvo en casi ningún momento. El Valencia es un equipo que depende, en un gran porcentaje, de Gonçalo Guedes y Carlos Soler (sobre todo del luso) para producir; pero sobre todo depende de Rodrigo para que los ataques puedan llegar a activarse. Marcelino empezó con Vietto y el equipo volvió a notarlo. El argentino tiene varios problemas: no puede hacer, ni por asomo, lo mismo que hace su homónimo hispano-brasileño, pero Marcelino tampoco parece hacer nada para que Luciano y el estilo congenien. Es como tratar de encajar una pieza de un puzzle donde no toca: sabes que la pieza encaja, pero en otro sitio, de otra forma. Esta situación, ya constante, perjudica la fluidez de un Valencia que apenas logra atacar porque todo depende de el jugador que desempeñe ese rol de eje ofensivo. Rodrigo le da sentido a todo, lo une todo y todos mejoran cuando él está. Y no estaba.

Sin hacer, relativamente, un mal partido, Vietto no disparó a puerta, no dio pases clave, no completó ningún regate y, en general, no inquietó en absoluto. [OPTA/ Valencia C.F.]

Entró, hizo superior a su equipo junto a un gran Parejo y marcó un golazo, pero ya fue tarde. El Valencia perdió con justicia tras un partidazo de hombres como Damián Suárez, Amath, Fajr o Jorge Molina, quienes controlaron la situación en casi todo momento y supieron esperar su oportunidad. El primer gol llegó tras una asistencia fantástica del lateral derecho uruguayo. El conjunto che no estaba siendo inferior, pero se encontró con un resultado adverso. Al volver de la segunda mitad, un dato que dio Edu Tamarit (RadioEsport): el Valencia ha encajado goles en los 10 primeros minutos de las segundas partes de Aspas (46′), Oyarzábal (54′), De Marcos (49′), Sobrino (49′), Umtiti (51′) y Rémy (48′). Un patrón común; ya no es coincidencia. Ante el Getafe volvió a ocurrir y supuso el 0-2. Demasiado para heroicidades de última hora. Lo cierto es que Bordalás parece haber logrado lo que pocos han hecho esta temporada: tomarle la medida al Valencia de Marcelino. Por eso están cerca de Europa nada más volver a Primera División con una plantilla que, sin ser nada del otro mundo, está rindiendo al 200%. Las rotaciones ya han demostrado no cumplir algunos requisitos mínimos, pero siguen siendo obligatorias para que los titulares lleguen al final de la temporada (y al Mundial) en condiciones. El Valencia ya ha cumplido. Lo que queda en estas cinco jornadas es testimonial, casi anecdótico.

📸 JOSE JORDAN/AFP/Getty Images

 

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *