Parejo lidera y Yoel retrasa el premio (0-0)

El Valencia cuajó uno de los partidos más completos de la temporada, pero la pegada fue insuficiente. Yoel y la defensa armera evitaron que Rodrigo abriese el marcador en varias ocasiones. La Champions tendrá que esperar.

“Tenemos tan cerca el objetivo que, en algunos partidos como hoy, la ansiedad nos ha jugado una mala pasada. Lo normal es que hoy hubiéramos ganado por las ocasiones y el dominio sobre el rival. Ahora no tenemos esa brillantez de cara a puerta y no estamos sumando de 3 en 3″. Esta primera declaración de Marcelino en la rueda de prensa posterior al choque define perfectamente las sensaciones que dejó el Valencia. Fue muy superior a lo largo del mismo, generó ocasiones claras y dejó al Eibar con únicamente dos disparos a puerta (sólo uno con peligro real, tras una falta de Pedro León). Sin embargo, fue sintomático que en la primera mitad el mejor jugador del conjunto che fuese Rúben Vezo. La imprecisión de los futbolistas de ataque hizo destacar al central luso, quien estuvo perfecto en los balones frontales y en las anticipaciones. Fue una ligera sorpresa, ya que en Ipurua sufrió bastante y suele sufrir en este tipo de contextos. Pero sus duelos contra Kike García u Orellana los ganó prácticamente todos. Sólo Carlos Soler intentó compensar su esfuerzo en la zona ofensiva, pero el Valencia le buscó poco. Sólo transitó por la banda derecha en un 37,6% del tiempo, mientras que el resto lo hizo por la zona central (15,2%) o el costado izquierdo (47,2%). Y Guedes volvió a no estar. Lo intentó, pero apenas le salió nada. Y eso que el plan estaba claro debido a la altura de la defensa del Eibar, pero las cosas no terminaron de funcionar, más allá de acciones aisladas.

La segunda parte de Dani Parejo: 8 recuperaciones, 3 pases clave y 4 regates completados. Terminó siendo el mejor del partido. [OPTA/ Valencia C.F.]

Al salir del vestuario, Marcelino aplicó la misma fórmula que aplicó en Butarque: adelantar líneas, ahogar al rival y forzar el error hasta encontrar el espacio. Es decir, protagonismo para Kondogbia y Parejo. El capitán pasó del aprobado al sobresaliente. Cuajó una segunda parte buenísima, lo que le permitió alzarse como líder en varias de las estadísticas más importantes del partido: pases completados (59), pases clave (5), regates (5), posesión individual (10,1%) y recuperaciones (14). Las críticas que se le dedican empiezan a ser fruto del rencor, ya que por otras razones resulta incomprensible. Su rendimiento es sobresaliente, además de ser el jugador con -de largo- más minutos disputados. Su conexión con Rodrigo volvió a ser importante en la segunda mitad, donde el Valencia dominó y apretó el doble al bloque de Mendilibar. El hispano-brasileño lo hizo todo bien, menos marcar (un par de veces por llegar demasiado abierto al disparo). Yoel le sacó dos manos de mucho mérito. Todos terminaron rozando el notable. Incluso Neto, quien apenas tuvo que intervenir, fue decisivo sacándole una falta a Pedro León. Pero el fútbol, en definitiva, es muy simple: hay que meter goles y evitar que te los metan. Si sólo cumples la mitad, el resultado termina como terminó en Mestalla. La Champions llegará, aunque aún se hará de rogar un poco.

 📸 JOSE JORDAN/AFP/Getty Images

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *