Cerrar el círculo

Marcelino fue despedido poco antes de jugar su primer partido de Champions (previo) con el Villarreal. Si el Valencia logra sacar un empate de la Cerámica, cerrará su clasificación matemática y se cerrará el círculo de una forma ciertamente poética. Aunque todo depende de lo que haga el Betis, que juega antes. 

El Villarreal no ha logrado encontrar la suficiente regularidad en esta segunda vuelta para mantener a raya a un Real Betis que seguramente termine por encima de ellos. Sin embargo, son uno de los pocos equipos que han conseguido vencer al Valencia esta temporada. El peligro sigue siendo el mismo: Bacca con espacios. Cuando el submarino encuentra carriles para circular y lanzar al ariete colombiano, ocurre lo que lo ocurrió al Celta hace una jornada (4-1). El partido de la ida fue un pase de Fornals a la espalda de la defensa, concretamente en el sector Montoya-Garay, y un gol del cafetero. Marcelino debe evitar que esto vuelva a ocurrir y tendrá gran parte del trabajo hecho. No es fácil, claro, pero es la directriz principal. Un dato que lo define: son el bloque que más goles ha marcado al contragolpe (6), justo por delante de Valencia y Atlético de Madrid (4). Los amarillos firmaron hace unas jornadas uno de los peores partidos de la campaña. Fue en casa contra el Athletic Club. Desde entonces, encadenan tres choques sin conocer la derrota ante Sevilla, Leganés y Celta. No encadenan tres triunfos consecutivos desde enero y eso les ha hecho descolgarse. Si vencen, asegurarían virtualmente la quinta plaza y la UEFA Europa League.

La lucha del Valencia está dos puestos más arriba. Llevo diciendo varias jornadas que es cuestión de tiempo. Se está haciendo de rogar, pero ya falta poco. Si el Real Betis no gana en San Mamés a las 16:15h., el Valencia será equipo de Champions League. Si por el contrario siguen alargando el invicto (van siete victorias y un empate), el conjunto che estará obligado a sacar, al menos, un punto de Vila-real. Y para ello los de Marcelino deben olvidar esa ligera ansiedad por cerrar ya el objetivo. Recuperar la naturalidad es clave para dar el último paso. Parejo está completando un final de temporada sensacional, Rodrigo sigue en sus trece y Carlos Soler parece que va recuperando el desborde del primer tramo. Sin embargo, es Guedes el que refleja el ánimo del equipo. Las prisas no son buenas consejeras. Pero sobre todo se puede cerrar el círculo para el técnico asturiano. Hace dos años que Fernando Roig decidió prescindir de él por motivos que aún se desconocen oficialmente. Esa elección lo acabó llevando al Valencia y -cosas del destino- puede ser el Villarreal quien dé matemáticamente la clasificación para la Champions que nunca llegó a disputar. No dejan de ser poéticas estas coincidencias, aunque el propio Marcelino lo niegue. La procesión va por dentro.

JOSE JORDAN/AFP/Getty Images

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *