El año de Ferran Torres

Ferran Torres ha llegado para quedarse y para dominar la banda derecha de Mestalla durante la próxima década. A sus 18 años ya es capaz de marcar diferencias y de rendir en la élite del fútbol español. 

Hace un año (primavera-verano de 2017), aunque ya había debutado con el Valencia Mestalla, era parte del Juvenil A. Hoy es uno de los proyectos nacionales e internacionales más estimulantes que hay. Ferran Torres ha nacido para marcar una época. Lo ha demostrado durante esta temporada: se ha merendado la Segunda División B en menos de 6 meses, terminó siendo el mejor futbolista −quizá, junto a Sergio Gómez− de la Selección Española sub-17 subcampeona del mundo en la India y ya ha tenido buenos momentos en Primera. También ha renovado con el Valencia con 100 millones de cláusula. Todo esto con 18 años recién cumplidos. La generación ‘00 está llegando y no tardará en dominar el panorama (como bien dijo Cristian Franco).

¿Pero qué es Ferran Torres sobre el césped? Básicamente, hablamos de un extremo diestro que juega a pierna natural y cuya mejor virtud −actual− es el desborde que combina velocidad, técnica y potencia. Es un jugador vertical con una gran habilidad para el centro, pero que a su vez va mejorando otros aspectos de su juego para convertirse, poco a poco, en un atacante completo e impredecible. Escribía Andreu Alberola (Superdeporte) el pasado mes de diciembre que Marcelino quiere hacer del extremo un futbolista total. “Desde un tiempo a esta parte, el técnico asturiano ubica al de Foios como delantero en lugar de hacerlo en la banda. Sucede en los entrenamientos, alejado de los focos y de la presión competitiva. (…) Sabe que tiene entre manos un proyecto que a medio plazo puede convertirse en un futbolista diferencial y se ha involucrado personalmente en la misión de desencadenar todo su potencial. Con esa intención lo está probando también como goleador. Se ha propuesto ampliar sus registros para convertirlo en un jugador total, que juegue por dentro, por fuera, que sea capaz de defender y también de pisar el área rival y finalizar jugada.”

Ferran tiene, además, una ventaja: el físico lleva años acompañándole. Roza los 185 centímetros, lo que le está permitiendo desarrollar su juego con mucha más rapidez. Gracias a esto, ya tiene la velocidad y la potencia incorporada de serie. Sólo le queda adaptarse y entender el juego desde la perspectiva profesional. Mejorar el dónde y el cuándo. Y seguir defendiendo como lo ha venido haciendo desde que juega con los mayores (fundamental). Éste es un aspecto que ha mejorado mucho. Ya no es un jugador frío en la presión. Empieza a tenerlo todo para hacerse con el puesto a corto plazo, aunque no dependa exclusivamente de él.  “A lo largo de los últimos 5 meses Ferran ha adoptado todas las rutinas del primer equipo, lo que le ha permitido ganar 6 kilogramos desde que se incorporó el 7 de noviembre tras disputar el Mundial Sub-17 en la India, donde perdió tres debido a la humedad, el calor y los esfuerzos. Volvió con 67 y ahora está en 73, según los datos de las últimas antropometrías de la temporada llevadas a cabo por los médicos del club. Tras disfrutar de unos días de descanso, el futbolista tiene previsto concentrar todas sus energías en seguir potenciando su desarrollo para llegar al comienzo de la próxima Liga hecho todo un hombre”, explicaba recientemente el propio Alberola (Superdeporte).

En resumen, Ferran es un jugador exterior que, cada vez más, es capaz de hacer mucho daño por dentro. Su toma de decisiones es notable y su abanico de recursos cada vez es más amplio. Aunque su naturaleza sea la del clásico futbolista de banda, no quiere quedarse ahí. Ya se pudo ver en ciertos tramos del Mundial de la India, especialmente en las segundas partes, en las que era perfectamente capaz de ser contundente dentro del área. Hizo 2 goles y dio 3 asistencias en 600 minutos. Unos meses después, cuajaba su mejor ‘rato’ con la camiseta del Valencia en San Mamés. La calidad va llegando por goteo, por ahora sólo son detalles lo que le permiten mostrar. Pero que va a ser un extremo de élite es otra obviedad llegada de la Academia che, como ocurrió con Isco hace años, como sucedió con Carlos Soler y como pasará con Kangin LeeGonzalo Villar o Hugo Guillamón, entre otros. Tiempo al tiempo. 

📸 Lázaro de la Peña/ Valencia Club de Fútbol

✍🏼 Artículo redactado para Garrincha Magazine

¿Te ha gustado? ¿Quieres compartirlo?
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *